carrussel

Posts alrededor de diseño local, nonsense global y modos de ver la moda

Ansiedad de la moda vs. estilo individual.

with 5 comments

“La naturalidad es una pose muy difícil de mantener”, Oscar Wilde, en Un marido ideal.

La persona pendiente de los dictados de la moda y vestida al último grito, está fuera de sí misma: toma prestado un lema, una personalidad. No es un estallido en contra; dentro de las formas dictatoriales, el dictado de la moda somete y produce placer.
Oscar Wilde afirmaba que en ocasiones es difícil ser natural, o comportarse con naturalidad; al punto que sería más fácil llorar las dificultades con un amigo que alegrarse por sus éxitos. La artificialidad, como se puede apreciar, es una cuestión sencilla. De ahí que en esta sociedad se presenten “narcisos” por doquier, buscando algo más que un breve reflejo de sí mismos, sino una fortaleza espiritual y del ser. En última instancia, es aquella apariencia transformada en elegancia, según Sartre. “Elegancia es la cualidad de la conducta que transforma la mayor cantidad de ser en apariencia.”, dijo Jean Paul Sartre. Así se constituye una forma nueva de entablar lazos sociales, que socavan toda forma de relación trascendente, convirtiéndola en una pura evanescencia. La imagen es todo.
El estilo está íntimamente relacionado con la elegancia. Si la moda es cambio incesante, el estilo es lo que perdura, es lo que está del lado de la tradición, de lo tradicional que tiene una persona. Sin embargo, el estilo puede nutrirse; cuestión que difícilmente se manifieste en los aspectos tradicionales puesto que estos tienden a cristalizarse y la fuerza opositora a cualquier cambio se manifiesta implacable dentro de lo tradicional. Así de anarquistas los punks, así de conservadores; como los hippies. Una vez establecida su idiosincracia nada habría que hacer. Tal vez los punks lo sean un poco menos, pero de todas formas es dudoso que no lo sean al fin: conservadores y tradicionales.
Veblen expone, en su teoría de la clase ociosa, que un traje barato hace a un hombre barato. Pero si existe esa cualidad de la conducta llamada elegancia, habría que acordar con Christian Lacroix en que los mejor vestidos, a menudo, son los que menos recursos tienen. Parafraseado de manera elegante: porque la elegancia no se compra, pero para todo lo demás existe Mistercard.
Tener un cierto estilo no es sinónimo de elegancia. Se puede poseer un gran estilo pero faltar a la elegancia, si se piensa en ella como lo armónico. Nada tiene que ver con el buen o mal gusto, dado que el gusto bien puede comprenderse como una construcción social; prueba de ello son las distintas estéticas que han recorrido las mujeres durante los siglos.
Se podría identificar un estilo que no tiene nada de elegante, si de armonía se trata, y es el de Ana Piaggi. La originalidad es innegable; la libertad del ser y la conciencia de sí se manifiestan como pura figura.

Anna Piaggi, 2008 / Lady Di, 1990 / Chloë Sevigny, 2008

Anna Piaggi, 2008 / Lady Di, 1990 / Chloë Sevigny, 2008

Otro estilo es el de Chloë Sevigny, o incluso varios estilos expresados en una misma mujer; que podría considerarse elegante estilo ecléctico. Lo que hay, entonces, es una variedad de estilos –y modas- expresadas oportunamente según las diferentes ocasiones sociales a las que se presenta.

Estilo y elegancia, tenía Audrey Herpburn, en una conjunción justa, sobria y uniforme. Se agregan a esta lista Grace Kelly y Lady Di, lo inmutable del ser vuelto apariencia; siempre una y la misma imagen en cada una de ellas.

Queda por definir el último, pero no por eso la lista se cierra. Cinco son los elegidos, nada más: Coco Chanel, en principio la persona y el personaje, pero también el diseño y la marca. Emparentada con los cambios sucesivos en la moda (y gracias a K. Lagarfeld) el traje Chanel se ha reinventado sin perder su estilo, año tras año, década tras década. En este ejemplo, el cambio prima sobre el eje de lo estable. No obstante, hay algo que perdura: es el estilo.

Tailleur Chanel, 1935 / Tailleur Chanel, 1960 / Tailleur por Lagerfeld, Otoño 2009

Tailleur Chanel, 1935 / Tailleur Chanel, 1960 / Tailleur por Lagerfeld, Otoño 2009

Así, el estilo está asociado a la duración, también a la originalidad y a una identidad definida, contando con libertad de elecciones. Chanel es un estilo porque, como lo define Barthes (en su libro El sistema de la moda), “rebate la idea misma de moda”. Y siguiendo a este autor, se puede pensar que el dandysmo es estilo; uno que cuida los detalles, que distingue y destaca. El dandysmo es estilo porque es destruido por la moda.

“Son las personas superficiales las únicas que no juzgan por las apariencias. El misterio del mundo es lo visible, no lo invisible”, dijo Oscar Wilde.

Anuncios

Written by vestinalente

30 marzo 2009 a 17:55

Publicado en Sin categoría

Tagged with

5 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Este es el primer post por Vestinalente. Mas reflexiones por venir.

    carrussel

    30 marzo 2009 at 17:57

  2. thanks Carrusel for your support!!! I will keep on writing!!!!!

    vestinalente

    30 marzo 2009 at 22:44

  3. muy bueno! la autora sera quien yo creo?

    morkelik

    31 marzo 2009 at 23:51

  4. Gracias. Estimulante y aleccionador.

    ale lunik

    3 abril 2009 at 12:22

  5. Me ayuda a justificar un par de cosas, también!

    ale lunik

    3 abril 2009 at 12:23


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: